Filosofía RMOVE

El mundo moderno tiene luz y oscuridad. Ofrece un conocimiento casi ilimitado, comodidad y oportunidades increíbles. En la oscuridad, por el contrario, nos enfrentamos a un mundo inestable y voluble. Esto genera unas tensiones emocionales excesivas que provocan enfermedad. El resultado es una incoherencia evolutiva. Hoy, ser activo, ya no es una parte de la función diaria, sino más bien una elección consciente. Decisiones que nos llevan a ser cada vez más sedentarios. En la antigüedad, en nuestro periodo de cazadores-recolectores (99% de nuestro tiempo en la tierra) dependíamos de nuestro físico para seguir evolucionando.
Según algunos antropólogos, éramos más altos y fuertes, pero cada día era una incertidumbre entre vivir o morir. Es decir, no queremos volver a vivir en esa incertidumbre, pero debemos conocer cómo interactuaban  con la naturaleza porque eso ha forjado lo que somos hoy en día. El entorno está progresando tan rápido que no estamos preparados para adaptarnos a tanto cambio. Por eso, nace este proyecto de salud integral: RMove Training. Salud, con cinco pilares fundamentales para poder comprender, conocer y experimentar la coherencia evolutiva en el mundo moderno. ¿Empezamos?

Los 5 pilares de la filosofía RMOVE

Movimiento

Tres objetivos: estética, rendimiento y  salud. Tres objetivos que derivan del entrenamiento deportivo.  Tres propósitos que son consecuencia de trabajar para algo mayor: MOVIMIENTO. Como decía Thomas Carlyle: “Para comprender el presente tenemos que conocer el pasado”.  Aunque en este caso, tampoco hay que irnos a épocas paleolíticas. Hay que mirar a principios del siglo XX. Un oficial de la marina francesa,  llamado Georges Hébert,  impresionado por el completo desarrollo muscular de la tribu Saracolé de Senegal e influenciado por las corrientes naturistas y evolucionistas de su época, crea un método de educación física estudiado en las facultades de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, pero que pasa totalmente inadvertido: el Método Natural. Caminar, carrera, salto, cuadrupédias, trepar, equilibrarse, lanzar, levantar, defenderse y nadar. Añade los avances en ciencias de la actividad física y el deporte, y cimentaremos un pilar importante para la salud del futuro. Movimiento.

Alimentación

En la historia no ha habido una sola forma correcta de sobrevivir, vivir o mantenerse saludable. En la forma de comer, igual. A día de hoy, existen muchos sesgos de creencias y pensamientos sobre qué es lo mejor o lo peor en el campo de la nutrición que no están ayudando a mandar un mensaje claro a la sociedad. Esto crea más confusión en un campo donde falta una educación de base.  No es de extrañar porque niños y adultos tienen unos hábitos alimenticios desfasados. Para que nuestra toma de decisiones nutricionales se asiente en unas bases sólidas y evitar esos problemas con la alimentación, elije lo viejo en favor de lo nuevo. Quiero decir, debemos aprender a diferenciar los alimentos de los alimentos procesados. Nuestros ancestros, bisabuelos y abuelos seguro que no tenían de qué preocuparse.  Es lo que pasa por no escuchar a los mayores.

Mentalidad

El público que presenciaba con júbilo y adoración al general romano que entraba triunfante a Roma después de una batalla, no se daba cuenta del ayudante que iba detrás en su carruaje, justo detrás del aclamado militar, susurrando en su oreja, “memento mori” que significa: “recuerda que vas a morir”. Frase que le ayudaba a recordar que era mortal.   Muchas veces construimos un discurso cómodo y nuestro ego huye de todo lo que nos recuerda  a la realidad. Y muchas veces ese discurso va en contra de nuestra propia salud. Falta filosofía en el mundo moderno. Pero no la parte metafísica o la de los institutos con su tesis, antítesis  y síntesis. Como dice Marcos Vázquez: “Falta una filosofía práctica. Tener una filosofía sólida y práctica te ayudará a tomar mejores decisiones. Para RMove Training es la estoica. Uno de los principio clave de esta filosofía helenística es que debemos reconocer lo que podemos y no podemos dominar. Y no se trata de esconder tus emociones, sino de reconocerlas, reflexionar sobre lo que las causa e intentar redirigirlas para nuestro bien. Así es como se empieza a tener una salud del siglo XXI.

Descanso

Cuando somos adolescentes y tenemos ganas de comernos el mundo, solemos decir: “Ya dormiré cuando me muera”.  Con los años nos vamos dando cuenta de que la falta de descanso afecta a nuestros ritmo de vida. Esta falta de sueño te hace comer más alimentos procesados, tener elevados los niveles de la hormona del estrés y favorecer a la grasa abdominal. Descansar mal, también afecta a nuestro cerebro. Síntomas de depresión, ansiedad, estrés crónico o Alzheimer pueden aparecer a largo plazo si no empiezas a cuidar este hábito. Sin descanso, nuestras decisiones serán mucho peores. No descubro nada nuevo. Es coherencia evolutiva. Cuando menos te lo esperes, se nos cae un piano a la cabeza caminando tranquilamente por la calle y  “nos vamos al otro barrio”, sin avisar. Eso no lo puedes controlar. Que no te quite el sueño.  Lo que sí puedes controlar, aunque nos lo pongan difícil, es intentar descansar y dormir cuando toca. Seguramente vivirás unos años más, con más calidad de vida, dejando algo para los que vienen detrás si duermes mejor de cómo lo haces ahora.

Entorno

¿Nos lo pone difícil nuestro entorno? Sí, mucho. Escuchamos, y leemos cada vez más, como nuestra incoherencia con el  entorno actual hace aparecer enfermedades desagradables y costosas: enfermedades del corazón, diabetes, obesidad, osteoporosis, úlceras estomacales, capacidad de memoria reducida y deterioro cognitivo. ¿Cómo se llama este asesino silencioso que está en nuestro día a día y da pie a tener estas enfermedades? Estrés. El estrés sabotea nuestros intentos de mantenernos saludables. La falta de conexión con una “tribu” compartiendo ideas, reflexiones y actividades es otro factor de riesgo a tener en cuenta. Cómo dice el refrán: “Somos personas a través de otras personas”. En el pasado, estábamos unidos o desaparecíamos a dientes de un gran depredador. El éxito de la “tribu” es tu éxito también. Aunque el mayor factor de riesgo en la sociedad actual es la falta de contacto con la naturaleza.  La historia ha interrumpido,  siglo a siglo, nuestro contacto con ella debido a una serie de innovaciones e inventos. El fuego y  posteriormente, la luz artificial; descubrir la agricultura y la ganadería; los aparatos electrónicos; la alimentación procesada; estar cinco días a la semana, veinticuatro horas, en lugares cerrados  y así, una interminable lista que nos hacen perder, generación a generación, los beneficios que nos proporciona.

¿Te apuntas a la salud del siglo XXI?

RMove Training, como marca, crece entre el continuo aprendizaje de estos cinco pilares donde están todos interconectados y estrechamente relacionados. Cada pilar contribuye al otro. De hecho, es casi imposible abordar una cosa sin la otra. Está condenado al fracaso. Y recuerda: la teoría sin acción, en este campo,  no sirve absolutamente de nada. RMove Training, como asesoría, avanza con las personas que han tomado la decisión de pasar a la acción y cambiar sus hábitos. Como inicio, el movimiento más la nutrición es aceptable, pero si quieres tener una salud del siglo XXI y desafiar las incoherencias del mundo moderno necesitas algo más. Mentalidad, descanso y cuidar tu entorno. Si quieres comprender, conocer, tomar buenas decisiones se necesita responsabilidad, compromiso y esfuerzo. En definitiva, educación sobre tu cuerpo. ¿Te apuntas a la salud del siglo XXI?